La red, a estas alturas lo sabemos de sobra, es un pozo sin fondo, sus posibilidades son enormes. Tanto es así, que seguimos aprendiendo a vivir en ella. Hoy más que nunca, formarse es buscar y aprender a seleccionar. Y en nuestra búsqueda, en Migraciones y Ciudadanía, no descartamos nada y nos lo apropiamos todo.
Ayer inaugurábamos edición, aula virtual y blog. También publicábamos el primer tema del curso, una magnífica presentación de nuestros directores, toda una declaración de intenciones, una aproximación general y a la vez la propuesta de un esquema analítico.
Hoy comenzamos a ilustrar el cuadro que queda esbozado en ese primer tema con una primera pincelada, una visión general e introductoria de uno de nuestros dos pilares, las migraciones, pero sin dejar de mirar hacia el otro, la ciudadanía. Tomamos un vídeo de la agencia alemana edeos, lo conjugamos con la nueva herramienta que la gente de TED pone en nuestras manos, et voilà, un complemento a ese primer tema bajo el formato de breve lección audiovisual.
Ángel Polo
Traducción y subtítulos por Migraciones y Ciudadanía.

Transcripción International Migrations
read more
Hace más de 1.000.000 de años los primeros humanos modernos dejaron Africa y comenzaron a colonizar el mundo. Desde entonces la historia de la humanidad es la historia de las migraciones. Las migraciones siempre han sido un fuerte impulso para el desarrollo humano aún así, actualmente las migraciones son vistas a menudo como un problema. Pero ¿qué son exactamente las migraciones? ¿Cuáles son sus causas subyacentes? ¿Y qué problemas y oportunidades presentan?
Las migraciones se definen como el cambio permanente de residencia de una persona o grupo, es un fenómeno social natural. Los humanos hemos colonizado el mundo entero alcanzando sus áreas más remotas. Las migraciones tienen lugar dentro de contextos muy diferentes: conquistas militares, situación de los de refugiados, las expulsiones, pero los migrantes también viajan en búsqueda de oportunidades económicas y nuevas áreas de asentamiento. En la actualidad aproximadamente dos ciertas sesenta millones de personas viven lejos de su lugar de nacimiento. Esta cifra equivale al 3% de la población mundial.
Si analizamos las causas de la migración podemos distinguir entre factores de expulsión y factores de atracción. A menudo operan juntos. Factores de expulsión son aquellas circunstancias en el país de origen que llevan a la gente a emigrar. Por ejemplo, la pobreza, las guerras o las catástrofes medioambientales. Los factores de atracción son condiciones en el país de destino que hacen la inmigración atractiva, tales como oportunidades económicas y libertad política. Considerando esas razones podemos distinguir entre diferentes formas de migración.
Demandantes de asilo, los que huyen de la guerra o la persecución en sus países. Según la Convención Internacional de Ginebra nadie puede ser enviado de vuelta a su país donde ha de afrontar tratamientos inhumanos tortura o pena de muerte. La migración laboral se basa en la esperanza de un mejor futuro económico, pero puede ser difícil para las personas de los países más pobres obtener un trabajo o un permiso de residencia en un país rico. Los migrantes entran en el país de destino de manera informal o aquellos que no abandonan el país cuando caduca su permiso de residencia. son denominados inmigrantes ilegales. Un caso diferente es el de las migraciones internacionales de los profesionales altamente cualificados. Tiene lugar tanto entre los países desarrollados, como entre los países en vías de desarrollo y los desarrollados. Esta forma de migración a menudo es alentada por los países de destino.
¿Cuáles son en la actualidad las principales rutas de migración? Con mucho, el mayor número de inmigrantes viven en los Estados Unidos, seguidos por Rusia y Alemania Los principales países de origen son México, India, China y Rusia. En proporción a su población son los países del golfo Pérsico los que los inmigrantes representan un porcentaje mayor cerca del 35% de su población provenientes en su mayoría del sur de Asia y Egipto. La mayoría de inmigrantes de USA provienen de latinoamérica, especialmente de Méjico. En Europa, el origen de los inmigrantes difiere considerablemente entre países. como reflejo de su desarrollo histórico. En Alemania y Dinamarca son principalmente de origen turco. En Francia, Portugal, y España provienen mayoritariamente de sus ex colonias. Además hay una fuerte migración entre ellos. producidos por el principio de libertad de circulación de personas entre ciudadanos de países miembros. que permite vivir en cualquier estado miembro sin restricciones.
La migración se ve menudo como una amenaza debido a una serie de temores como por ejemplo la idea de que los inmigrantes encarecen los sistemas de bienestar social. En los países de acogida, los inmigrantes tienen escasas oportunidades de movilidad social, constituyen la parte más vulnerable de la sociedad. Otro miedo en el país de acogida es la pérdida de lo que entiende como identidad nacional debido a la influencia de grupos de otras religiones y culturas. Con frecuencia las estrategias de integración fracasan. Diferentes grupos viven en diferentes barrios como resultado de estos miedos, las políticas migratorias de los países industrializados de occidente han sido cada vez más restrictivas. Los USA han construido un sistema de control de alta tecnología en la frontera sur con Méjco. La UE también ha fortificado sus fronteras porque percibe. la migración principalmente como un problema de seguridad. Se está intentando evitar que los migrantes alcancen su territorio en el intento de controlar las rutas migratorias por tierra y por mar. En 2004 la UE creó FRONTEX, una agencia para la coordinación y vigilancia y cierre de sus fronteras exteriores.
Las asociaciones de derechos humanos denuncian que muchos refugiados con demandas legítimas  de asilo han sido bloqueados por esta vía. Cada vez es más difícil llegar a Europa. El resultado es que los intentos son cada vez más arriesgados y acaban de manera trágica. De acuerdo con los cálculos más conservadores, entre 1988 y 2010 aproximadamente murieron 15000 personas intentando alcanzar la UE más gente que en ninguna otra frontera del mundo. Muchas veces no se considera que las migraciones presentan aspectos positivos la migración contribuye al desarrollo económico, los inmigrante transfieren a sus países de origen más de 3.00.000 millones de dólares cada año a sus países de origen, cifra superior a la ayuda al desarrollo oficial que reciben esos países. En los países europeos y en otros industrializados como Japón la tasa de nacimientos ha alcanzado un nivel inferior a la tasa de reemplazo. El resultado es el decrecimiento de la población y el envejecimiento. Los expertos creen que Europa pronto será dependiente de la inmigración para satisfacer sus necesidades de empleo y asegurar sus sistemas de jubilación.

Finalmente, las migraciones contribuyen a la diversidad cultural del país de destino. Vemos que el debate sobre la migración está sesgado por el miedo pero el hecho es que las políticas restrictivas constriñen los esfuerzos para prevenir la migración a los países de destino. Esto no es solamente un problema ético sino también algo política y económicamente cuestionable. En el intento de tratar con los problemas asociados a la migración resulta especialmente importante desarrollar políticas migratorias constructivas como aquellas que regulan la migración y otorguen derechos a los demandantes de asilo legítimos.
 

La red, a estas alturas lo sabemos de sobra, es un pozo sin fondo, sus posibilidades son enormes. Tanto es así, que seguimos aprendiendo a vivir en ella. Hoy más que nunca, formarse es buscar y aprender a seleccionar. Y en nuestra búsqueda, en Migraciones y Ciudadanía, no descartamos nada y nos lo apropiamos todo.

Ayer inaugurábamos edición, aula virtual y blog. También publicábamos el primer tema del curso, una magnífica presentación de nuestros directores, toda una declaración de intenciones, una aproximación general y a la vez la propuesta de un esquema analítico.

Hoy comenzamos a ilustrar el cuadro que queda esbozado en ese primer tema con una primera pincelada, una visión general e introductoria de uno de nuestros dos pilares, las migraciones, pero sin dejar de mirar hacia el otro, la ciudadanía. Tomamos un vídeo de la agencia alemana edeos, lo conjugamos con la nueva herramienta que la gente de TED pone en nuestras manos, et voilà, un complemento a ese primer tema bajo el formato de breve lección audiovisual.

Ángel Polo

Traducción y subtítulos por Migraciones y Ciudadanía.

Transcripción International Migrations

read more

Hace más de 1.000.000 de años los primeros humanos modernos dejaron Africa y comenzaron a colonizar el mundo. Desde entonces la historia de la humanidad es la historia de las migraciones. Las migraciones siempre han sido un fuerte impulso para el desarrollo humano aún así, actualmente las migraciones son vistas a menudo como un problema. Pero ¿qué son exactamente las migraciones? ¿Cuáles son sus causas subyacentes? ¿Y qué problemas y oportunidades presentan?

Las migraciones se definen como el cambio permanente de residencia de una persona o grupo, es un fenómeno social natural. Los humanos hemos colonizado el mundo entero alcanzando sus áreas más remotas. Las migraciones tienen lugar dentro de contextos muy diferentes: conquistas militares, situación de los de refugiados, las expulsiones, pero los migrantes también viajan en búsqueda de oportunidades económicas y nuevas áreas de asentamiento. En la actualidad aproximadamente dos ciertas sesenta millones de personas viven lejos de su lugar de nacimiento. Esta cifra equivale al 3% de la población mundial.

Si analizamos las causas de la migración podemos distinguir entre factores de expulsión y factores de atracción. A menudo operan juntos. Factores de expulsión son aquellas circunstancias en el país de origen que llevan a la gente a emigrar. Por ejemplo, la pobreza, las guerras o las catástrofes medioambientales. Los factores de atracción son condiciones en el país de destino que hacen la inmigración atractiva, tales como oportunidades económicas y libertad política. Considerando esas razones podemos distinguir entre diferentes formas de migración.

Demandantes de asilo, los que huyen de la guerra o la persecución en sus países. Según la Convención Internacional de Ginebra nadie puede ser enviado de vuelta a su país donde ha de afrontar tratamientos inhumanos tortura o pena de muerte. La migración laboral se basa en la esperanza de un mejor futuro económico, pero puede ser difícil para las personas de los países más pobres obtener un trabajo o un permiso de residencia en un país rico. Los migrantes entran en el país de destino de manera informal o aquellos que no abandonan el país cuando caduca su permiso de residencia. son denominados inmigrantes ilegales. Un caso diferente es el de las migraciones internacionales de los profesionales altamente cualificados. Tiene lugar tanto entre los países desarrollados, como entre los países en vías de desarrollo y los desarrollados. Esta forma de migración a menudo es alentada por los países de destino.

¿Cuáles son en la actualidad las principales rutas de migración? Con mucho, el mayor número de inmigrantes viven en los Estados Unidos, seguidos por Rusia y Alemania Los principales países de origen son México, India, China y Rusia. En proporción a su población son los países del golfo Pérsico los que los inmigrantes representan un porcentaje mayor cerca del 35% de su población provenientes en su mayoría del sur de Asia y Egipto. La mayoría de inmigrantes de USA provienen de latinoamérica, especialmente de Méjico. En Europa, el origen de los inmigrantes difiere considerablemente entre países. como reflejo de su desarrollo histórico. En Alemania y Dinamarca son principalmente de origen turco. En Francia, Portugal, y España provienen mayoritariamente de sus ex colonias. Además hay una fuerte migración entre ellos. producidos por el principio de libertad de circulación de personas entre ciudadanos de países miembros. que permite vivir en cualquier estado miembro sin restricciones.

La migración se ve menudo como una amenaza debido a una serie de temores como por ejemplo la idea de que los inmigrantes encarecen los sistemas de bienestar social. En los países de acogida, los inmigrantes tienen escasas oportunidades de movilidad social, constituyen la parte más vulnerable de la sociedad. Otro miedo en el país de acogida es la pérdida de lo que entiende como identidad nacional debido a la influencia de grupos de otras religiones y culturas. Con frecuencia las estrategias de integración fracasan. Diferentes grupos viven en diferentes barrios como resultado de estos miedos, las políticas migratorias de los países industrializados de occidente han sido cada vez más restrictivas. Los USA han construido un sistema de control de alta tecnología en la frontera sur con Méjco. La UE también ha fortificado sus fronteras porque percibe. la migración principalmente como un problema de seguridad. Se está intentando evitar que los migrantes alcancen su territorio en el intento de controlar las rutas migratorias por tierra y por mar. En 2004 la UE creó FRONTEX, una agencia para la coordinación y vigilancia y cierre de sus fronteras exteriores.

Las asociaciones de derechos humanos denuncian que muchos refugiados con demandas legítimas  de asilo han sido bloqueados por esta vía. Cada vez es más difícil llegar a Europa. El resultado es que los intentos son cada vez más arriesgados y acaban de manera trágica. De acuerdo con los cálculos más conservadores, entre 1988 y 2010 aproximadamente murieron 15000 personas intentando alcanzar la UE más gente que en ninguna otra frontera del mundo. Muchas veces no se considera que las migraciones presentan aspectos positivos la migración contribuye al desarrollo económico, los inmigrante transfieren a sus países de origen más de 3.00.000 millones de dólares cada año a sus países de origen, cifra superior a la ayuda al desarrollo oficial que reciben esos países. En los países europeos y en otros industrializados como Japón la tasa de nacimientos ha alcanzado un nivel inferior a la tasa de reemplazo. El resultado es el decrecimiento de la población y el envejecimiento. Los expertos creen que Europa pronto será dependiente de la inmigración para satisfacer sus necesidades de empleo y asegurar sus sistemas de jubilación.

Finalmente, las migraciones contribuyen a la diversidad cultural del país de destino. Vemos que el debate sobre la migración está sesgado por el miedo pero el hecho es que las políticas restrictivas constriñen los esfuerzos para prevenir la migración a los países de destino. Esto no es solamente un problema ético sino también algo política y económicamente cuestionable. En el intento de tratar con los problemas asociados a la migración resulta especialmente importante desarrollar políticas migratorias constructivas como aquellas que regulan la migración y otorguen derechos a los demandantes de asilo legítimos.

El nuestro es migracionesyciudadania, un blog vinculado a una oferta de formación universitaria online. ¿Por qué arrancamos con este vídeo tan poco –dirán algunos– académico? Manejaremos varios registros y uno de ellos será el de la cultura popular. Nos gustan las historias y huimos de la abstracción excesiva, esa que nunca deja ver de qué hablamos. Miramos fuera de casa: Francia, Estados Unidos, Asia. Nos interesa mucho la multiculturalidad. ¿Es posible? ¿Cuánta? ¿Qué hacemos con ella? ¿Cómo la manejamos? ¿Qué será de nosotros? ¿Cómo cambiarán ellos nuestra sociedad? Junto a los grandes autores, nos interesan las voces del día a día, a veces espontáneas, con frecuencia menos encorsetadas y temerosas de la censura o el ostracismo. Nos gusta –y ésta sería una última razón– la música, de Bach al rap. migracionesyciudadania tendrá ese “ruido” de acompañamiento.
La historia de Abd Al Malik tiene mucho de lo que apreciamos. Emigrado congoleño en los barrios de vivienda social de Estrasburgo, se crió rodeado de hermanos y sin padre en casa. Coge el ascensor social y progresa gracias al estudio. Publica poesía y edita discos de éxito, en los que funde materiales varios, entre ellos, la vieja chanson francesa (Jacques Brel) y la música clásica (Berlioz). Va a la televisión, escribe libros y opina sobre las revueltas en la banlieu. Católico de bautismo, se convierte al sufismo, una versión mística del islam. Elige a Camus, también pobre, sin padre, un extraño en París, otro chico salvado gracias a la escuela. Bebe de él; hace suyo a un héroe de la République Française. ¿Es Abd Al Malik un éxito de la integración ciudadana? ¿Qué aprendemos con él?



Hilaremos hebras, ahora con Abd Al Malik, luego con Camus, más tarde con este y con aquel. Quien quiera, en el futuro, recogerá madejas. No nos va el picoteo. Viajamos con los autores, llevamos sus libros en el alma y queremos meternos en ellos tanto como deseamos compartir aquí lo que aprendemos. Con Malik ponemos la primera semilla. Nuestros interrogantes irán siendo contestados.
Nuestro concierto durará años. Malik consumió menos de dos horas en el Théâtre du Châtelet, en París, el 16 de diciembre de 2013 (versión completa, tras el anuncio, cortesía de francetv; no panic: al comienzo hay unos segundos en negro).
Rafael Aliena

El nuestro es migracionesyciudadania, un blog vinculado a una oferta de formación universitaria online. ¿Por qué arrancamos con este vídeo tan poco –dirán algunos– académico? Manejaremos varios registros y uno de ellos será el de la cultura popular. Nos gustan las historias y huimos de la abstracción excesiva, esa que nunca deja ver de qué hablamos. Miramos fuera de casa: Francia, Estados Unidos, Asia. Nos interesa mucho la multiculturalidad. ¿Es posible? ¿Cuánta? ¿Qué hacemos con ella? ¿Cómo la manejamos? ¿Qué será de nosotros? ¿Cómo cambiarán ellos nuestra sociedad? Junto a los grandes autores, nos interesan las voces del día a día, a veces espontáneas, con frecuencia menos encorsetadas y temerosas de la censura o el ostracismo. Nos gusta –y ésta sería una última razón– la música, de Bach al rap. migracionesyciudadania tendrá ese “ruido” de acompañamiento.

La historia de Abd Al Malik tiene mucho de lo que apreciamos. Emigrado congoleño en los barrios de vivienda social de Estrasburgo, se crió rodeado de hermanos y sin padre en casa. Coge el ascensor social y progresa gracias al estudio. Publica poesía y edita discos de éxito, en los que funde materiales varios, entre ellos, la vieja chanson francesa (Jacques Brel) y la música clásica (Berlioz). Va a la televisión, escribe libros y opina sobre las revueltas en la banlieu. Católico de bautismo, se convierte al sufismo, una versión mística del islam. Elige a Camus, también pobre, sin padre, un extraño en París, otro chico salvado gracias a la escuela. Bebe de él; hace suyo a un héroe de la République Française. ¿Es Abd Al Malik un éxito de la integración ciudadana? ¿Qué aprendemos con él?

Hilaremos hebras, ahora con Abd Al Malik, luego con Camus, más tarde con este y con aquel. Quien quiera, en el futuro, recogerá madejas. No nos va el picoteo. Viajamos con los autores, llevamos sus libros en el alma y queremos meternos en ellos tanto como deseamos compartir aquí lo que aprendemos. Con Malik ponemos la primera semilla. Nuestros interrogantes irán siendo contestados.

Nuestro concierto durará años. Malik consumió menos de dos horas en el Théâtre du Châtelet, en París, el 16 de diciembre de 2013 (versión completa, tras el anuncio, cortesía de francetv; no panic: al comienzo hay unos segundos en negro).

Rafael Aliena

Acabamos de finalizar la 5ª edición y ya estamos haciendo los preparativos para la 6ª edición del Máster en Políticas de Integración Ciudadana. Aprovechando el aprendizaje que supone un año más de experiencia, incorporamos novedades, ajustamos nuestro programa y modificamos nuestro entorno formativo con la confianza en que la experiencia de los participantes, tanto los alumnos como los docentes y toda aquella persona que se acerque a nuestro espacio, se vea mejorada. Queremos darte a conocer la nueva dirección de nuestro portal, en el que este año concentramos toda nuestra actividad: tanto nuestro blog, en el que presentamos de manera continuada novedades, contenidos de interés y materiales académicos, como el espacio web, donde encontrarás toda la información correspondiente a nuestra oferta formativa, y el acceso al aula virtual.Recuerda que nos tienes a tu disposición para atender cualquier duda o consulta que quieras realizar. No dudes en ponerte en contacto con nosotros.Recibe un cordial saludo,
Ángel Polo

Acabamos de finalizar la 5ª edición y ya estamos haciendo los preparativos para la 6ª edición del Máster en Políticas de Integración Ciudadana. Aprovechando el aprendizaje que supone un año más de experiencia, incorporamos novedades, ajustamos nuestro programa y modificamos nuestro entorno formativo con la confianza en que la experiencia de los participantes, tanto los alumnos como los docentes y toda aquella persona que se acerque a nuestro espacio, se vea mejorada.

Queremos darte a conocer la nueva dirección de nuestro portal, en el que este año concentramos toda nuestra actividad: tanto nuestro blog, en el que presentamos de manera continuada novedades, contenidos de interés y materiales académicos, como el espacio web, donde encontrarás toda la información correspondiente a nuestra oferta formativa, y el acceso al aula virtual.

Recuerda que nos tienes a tu disposición para atender cualquier duda o consulta que quieras realizar. No dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Recibe un cordial saludo,

Ángel Polo

A modo de recopilación final

Recuperamos algunas de las entradas del curso, una selección variada, en temas, formas y autores, en la que recordamos algunos de los momentos más significativos de ocho meses de trabajo constante.

Yo, ciudadano. El emperador Claudio, en el año 48 d.C., intenta convencer a los senadores romanos de que permitan la entrada en el Senado a los prohombres de la Galia más notables y romanizados. Los senadores se oponen, por ser éstos extranjeros. El emperador les recuerda que Rómulo, el fundador de Roma, tenía o podía tener como conciudadano, en el mismo día, a quien horas antes había tenido como enemigo en el campo de batalla. Afirma Claudio que la causa de la ruina de Atenas y de Esparta había sido el no haber sabido ni querido asumir en su ciudadanía a las poblaciones sometidas, mientras que Roma era maestra en “hacer romanos” a gentes extranjeras. Un ciudadano romano podía ser por su origen itálico, galo, hispano, germano o africano, pues ser ciudadano romano nada tenía que ver con el origen, la lengua, las creencias, etc. Con el tiempo solía haber cierta aculturación o romanización, pero ser ciudadano romano era solamente una cuestión política, y no tenía nada que ver con esas otras realidades, las costumbres y tradiciones, la forma de vestir o de vivir, las creencias religiosas etc.
[[MORE]]
Pasemos a Cicerón (106-43 a. C.). Él define el populus (el conjunto de ciudadanos, nosotros diríamos algo indebidamente “la sociedad”) como una multitud de personas no congregadas de cualquier manera, sino asociados (sociatus) por un iuris consensus (Acuerdo en el Derecho) y por la utilitatis communio (comunidad de intereses). Estas son las dos realidades que componen la ciudadanía romana: participar de los mismos intereses que los demás ciudadanos y ponerse de acuerdo en las normas que han de regir la vida de esa comunidad. Esta ciudadanía no reside, pues, en los lazos de sangre, no en el haber nacido en el mismo sitio, no en hablar la misma lengua.

Quienes comparten la misma ciudadanía –proclama Cicerón– están unidos con fuerza porque tienen muchas cosas en común: “el foro, los templos, los pórticos [donde se reúnen para desarrollar sus relaciones sociales], las calles, las leyes, los derechos, los actos judiciales, las elecciones, además de costumbres y relaciones sociales y muchos negocios con muchas personas”. (Recordemos que en los templos se practicaba una religión política, totalmente distinta a la actual, capaz de integrar divinidades foráneas). 

Nuestra fuente, Gerardo Pereira, concluye su artículo de este modo: “Andando el tiempo se hará bueno, una vez más, lo que el emperador Claudio decía al final de su discurso a los senadores: También esto que ahora os parece una innovación, se hará viejo, y lo que ahora tenemos que fundamentar en precedentes, algún día será presentado como precedente”. No quiere dejar, en este cierre, de mostrarse ingenioso (¿quién se resiste?): “Esta frase, compendio de toda una filosofía progresista, sitúa a muchos conservadores y desde luego a los neoconservadores en un estadio evolutivo prerromano”.

Esta visión, que sirvió para el imperio romano, también para el austrohúngaro, y que puede ser útil para la Unión Europea, ¿es válida para unidades más pequeñas? ¿Funciona para España? ¿Funcionaría en una Cataluña o un País Vasco independientes?

Rafael Aliena

Yo, ciudadano. El emperador Claudio, en el año 48 d.C., intenta convencer a los senadores romanos de que permitan la entrada en el Senado a los prohombres de la Galia más notables y romanizados. Los senadores se oponen, por ser éstos extranjeros. El emperador les recuerda que Rómulo, el fundador de Roma, tenía o podía tener como conciudadano, en el mismo día, a quien horas antes había tenido como enemigo en el campo de batalla. Afirma Claudio que la causa de la ruina de Atenas y de Esparta había sido el no haber sabido ni querido asumir en su ciudadanía a las poblaciones sometidas, mientras que Roma era maestra en “hacer romanos” a gentes extranjeras. Un ciudadano romano podía ser por su origen itálico, galo, hispano, germano o africano, pues ser ciudadano romano nada tenía que ver con el origen, la lengua, las creencias, etc. Con el tiempo solía haber cierta aculturación o romanización, pero ser ciudadano romano era solamente una cuestión política, y no tenía nada que ver con esas otras realidades, las costumbres y tradiciones, la forma de vestir o de vivir, las creencias religiosas etc.

¿Alguien recuerda la pregunta sobre las discusiones que no conducen a nada? Muchos de los debates sobre inmigración son de este tipo, o bien porque los intervinientes no tienen nivel e incumplen las leyes básicas de toda buena conversación (civilidad, competencia y virtud, escucha e interés por el otro, búsqueda de lugares de encuentro, liberalidad), bien porque la cuestión de la que se trata da lugar a una controversia que, se mire como se mire y con independencia de quien la lleve, no tiene solución.

Don’t panik, rap y Francia: alegato contra la exclusión del desconocido. Medine canta, clama, reclama… a todos aquellos que no se distinguen por su piel, por sus creencias o por su aspecto, a todos aquellos que están bien integrados, para que permitan la diferencia, que no pasa nada, Don’t panik, que más allá de todo lo diferente, no está lo extraño ni lo terrorífico, sino lo humano, no paaaasa nada, Don’t panik (letra).
[[MORE]]
Pero, detrás de su canto, de sus letras, de su música, sentimos algo más: rabia y pena, presentes, auténticas y potentes. La P de Panik suena en francés con el sonido rápido, preciso y dañino de un látigo. Don’t panik, pero escucha blanco, cristiano, rico y poli. Se trata de la tristeza y cólera de quien no tiene sitio, de quien es sometido a la exclusión en su propio país, en Francia. No hay otro país. Francia es su país. Francia, que relega a los diferentes por su piel, por sus creencias o por su aspecto y les encierra en los barrios periféricos, mal vistos, malolientes y mal mirados, que olvida su existencia en las relaciones sociales, laborales, económicas de un país, su país. Entonces, encuentran otro lugar, porque no tienen otro país, tienen el Islam. Simplemente, no hay sitio para ellos, tronco, colega, no están, querrían hacerles esfumarse, hop, hop, desparecieron los diferentes, con su religión, el Islam, puesta en el ojo del huracán como si se tratara del nuevo enemigo público número uno. Islam, panik, panik.
Desaparecidos el Este y el Oeste, convertida la China de Mao al capitalismo de mercado, nuestra civilización occidental tuvo la mala suerte de encontrarse con el 11 de septiembre, el 11 de marzo en España y, de regalo sorpresa envenenado, apareció el nuevo enemigo, el terrorismo, el Islam, panik, panik.

Medine canta su rabia con esa letrita, con esa K final que parece lanzar llamaradas… pero lo hace, casi, como un juego infantil, con esa letrita, con una imagen tan verdadera como imaginaria y amable. Porque Medine nos quiere y quiere que le queramos. Por eso transmite una rabia que consigue, a pesar de todo, ser contenida. Increpa, un poco, a quien le escucha para hacerle levantarse, simplemente porque, colega, tiene razón, Don’t panik, ni con los barrios periféricos, ni con los velos de las muchachas musulmanas en búsqueda de identidad y de felicidad, ni con otras creencias. Don’t panik, no paaaaaaaaaasa nada, a ti, no TE pasa nada. 

La canción de Medine va dirigida a nosotros, blanquitos, cristianos, más o menos ricos y educados. Quiere nuestra atención y nos explica cómo es el mundo. Necesita de nosotros para poder existir, para sentir que le queremos. Necesita recordarnos que en este mundo, cada día más pequeño y global, se requiere de soluciones posibles y eficaces para no crear guetos en nuestras ciudades y en nuestros corazones. 

Don’t panik, colega. Se te parecen, son como tú, son humanos… Don’t panik.

Josefa Fombuena

Don’t panik, rap y Francia: alegato contra la exclusión del desconocido. Medine canta, clama, reclama… a todos aquellos que no se distinguen por su piel, por sus creencias o por su aspecto, a todos aquellos que están bien integrados, para que permitan la diferencia, que no pasa nada, Don’t panik, que más allá de todo lo diferente, no está lo extraño ni lo terrorífico, sino lo humano, no paaaasa nada, Don’t panik (letra).

Secularismo y futuro de la religión en el pensamiento de Charles Taylor. Estamos acostumbrados a pensar y decir que vivimos en una sociedad secular, marcada por el secularismo. Pero, ¿nos hemos detenido a pensar qué queremos decir con eso? Charles Taylor, filósofo canadiense, en uno de sus primeros acercamientos al tema del secularismo, lo plantea de la siguiente manera:

“Éste es un término muy utilizado para describir la sociedad moderna; e incluso en ocasiones se ofrece como explicación parcial de algunas características de esta sociedad. Sin embargo, el término es más lugar de preguntas que fuente de explicaciones. Describe un proceso innegable: el retroceso de la creencia en Dios, e incluso más, la decadencia de la práctica religiosa, hasta el punto que, de haber sido central en la vida de las sociedades occidentales, públicas y privadas, se ha convertido en algo subcultural, una de las muchas formas privadas de compromiso que algunas personas se permiten”.
[[MORE]]
En un momento posterior, en su libro A Secular Age (2007), Taylor plantea que hay tres maneras de entender el secularismo. La primera es entender el secularismo como un debilitamiento y vaciamiento de Dios o de las referencias a la trascendencia en los espacios públicos. Para Taylor esto no significa que la gente haya dejado de creer en Dios, o de vivir la fe y practicar la religión. Una segunda manera se refiere al declinar de las prácticas y creencias religiosas. Esto es lo que pasa en Europa, donde presenciamos un claro declive de la práctica religiosa. Por último, hay un tercer sentido del secularismo. Este sentido, ligado al primero y el segundo, hace que nuestro tiempo sea esencialmente secular. Dicho sentido está vinculado a las condiciones de posibilidad del creer, de la posibilidad de la fe. Hay un contexto social y cultural que se ha transformado completamente para la dimensión religiosa. La clave de este cambio radica en el “imaginario social” de la gente. Así, ha habido un cambio desde una sociedad donde creer en Dios era fácil y poco problemático –una sociedad donde nadie cuestionaba[1] la existencia de Dios–, a una sociedad donde lo religioso, creer o no creer, se presenta como una opción entre otras muchas: “Creer en Dios ya no es más un axioma. Hay otras alternativas. Y esto muy posiblemente signifique, por lo menos en ciertos lugares, que sea difícil poder sostener la propia fe”. Taylor reconoce que en nuestra época mucha gente aún vive su fe, y que la puede vivir con fuerza y con profundo sentido. Pero también reconoce que cada día se va tornando más difícil sostener la propia fe, o por lo menos cierto tipo de fe. 

Frente al panorama descrito cabe preguntarse: ¿La religión[2] está condenada a desaparecer o, en caso contrario, a ser vivida solamente en el ámbito privado? ¿En el futuro, qué tipo de religión se vivirá? Las respuestas son complejas. Frente a los profetas que anunciaban el fin de las religiones, la respuesta es clara: las religiones gozan de buena salud y, un dato importante, se han vuelto a involucrar en el mundo público[3]. Por otra parte, el proceso de secularidad –tal cual se ha vivido en Europa en los últimos doscientos años– es y será diferente en cada sociedad y cultura[4]. Pero, y con esto pasamos a la segunda pregunta: ¿qué tipo de religión se vivirá? 

Taylor ve que en los últimos cincuenta años la sociedad ha ido poniendo el acento en el valor de la autenticidad como algo fundamental de la persona. Cada uno quiere ser auténtico –aunque el contenido de esta autenticidad es complejo–, único, distinto. Esto mismo ha influido en la manera como vivimos la religión, donde se producen algunos fenómenos interesantes: el primero de ellos –y fuertemente vinculado con el valor de la autenticidad– tiene que ver con que cada uno elige su propia fe. Podemos nacer en la fe católica, ser bautizados, hacer la primera comunión, etc., pero cada cual termina por elegir, o no elegir, la propia fe. Hay un punto de elección personal. Por otra parte, en la actualidad mucha gente sigue declarándose creyente y dentro de una determinada denominación religiosa, pero han abandonado la práctica activa –o comunitaria, si se quiere– de su fe. Por otro lado, se ha producido una ampliación del mundo de las creencias. Ya no solo se puede ser cristiano-católico (como en el pasado), sino que también musulmán, budista, bahai, etc. Por otra parte, en la sociedad actual se reducen los creyentes en un Dios personal y se reemplaza por creencias que ponen el acento en una fuerza impersonal, una energía cósmica que mueve el universo. Mucha gente joven sigue sus propios instintos espirituales en la búsqueda de una experiencia más directa de lo sagrado, más inmediata y profunda de la vivencia espiritual. Mucha de esta gente hace una distinción entre religión y espiritualidad. La segunda sería más directa, más pura, más perfecta. Para ellos la primera se opondría a la segunda. Por último, nos encontramos con una mezcla de creencias que pueden llegar a ser contradictorias entre sí.

En definitiva, hoy asistimos a un tiempo en que la religión –así, de manera general y sin apellidos– vuelve a estar presente. La gente se sigue preguntando, o por lo menos inquietando, por la trascendencia. Pero los nuevos caminos que se abren ya no pasan necesariamente por las comunidades religiosas ni por adherirse a un dogma. El acento se pone en la opción individual, en la propia elección de lo que creo o dejo de creer. Creemos que esta nueva situación presenta, por lo menos, dos desafíos. El primero de ellos es para las comunidades religiosas tradicionales: ver cómo son capaces de dialogar con estos nuevos creyentes que ya no se adhieren a la totalidad de los dogmas. Es decir, ya no se le pueden imponer a la gente verdades pétreas y esperar que no digan nada. Eso ha quedado en el pasado. Un segundo desafío tiene que ver con el concepto mismo de la comunidad: ante una tendencia[5], a veces desmesurada, a la individualidad, puede que se deban buscar maneras de insistir en lo comunitario, pues lo que parece no cuestionarse es que somos parte de un todo que es mayor que nosotros mismos. 

Ignacio Sepúlveda Del Río

Filósofo, colaborador de Migraciones y Ciudadanía e investigador de la Universidad Loyola Andalucía, está concluyendo su tesis doctoral sobre el fenómeno religioso en Charles Taylor, dirigida por el prestigioso filósofo Jesús Conill. Ignacio Sepúlveda cursó en su día nuestro Máster.


[1] Y no por miedo a las autoridades civiles o religiosas, sino porque no estaba en el horizonte vital.


[2] En este punto se debe tener cuidado, pues cuando hablamos de “religión” no entendemos una Iglesia o comunidad determinada. Tampoco se debe entender “religión” como una institución o conjunto cerrado de dogmas. La idea de “religión” aquí usada es más amplia: apertura a la trascendencia. Así, lo religioso se puede manifestar en una comunidad religiosa –como la comunidad católica, o musulmana, o judía– o la creencia personal de unidad con el universo, con el resto de los seres humanos, etc. Hasta hay algunos sociólogos de la religión que insinúan que la afiliación a un equipo de fútbol tiene algo de religión. 


[3] En este tema es interesante destacar como filósofos de la talla de Habermas –y que además es agnóstico– insista en la importancia de que las religiones se incorporen, con racionalidad y respeto, al diálogo de ciertos temas sociales. Para Habermas, en la sociedad ‘postsecular’ ya no cabe relegar a las religiones a la esfera de lo privado.


[4] Un ejemplo de ello son las diferencias entre los Estados Unidos y Europa. Mientras que en la segunda se percibía a la religión como contraria a la libertad y la democracia, en el primero la religión fue una gran ayuda y propulsora de la democracia y la libertad. Sobre este tema se puede revisar lo escrito por Robert Bellah sobre Civil Religion. 


[5] Esto no hay que confundirlo con una moda, pues esta nueva manera de vivir la religión hunde sus raíces en un largo proceso histórico que se inició, por lo menos, en el siglo XI.

Secularismo y futuro de la religión en el pensamiento de Charles Taylor. Estamos acostumbrados a pensar y decir que vivimos en una sociedad secular, marcada por el secularismo. Pero, ¿nos hemos detenido a pensar qué queremos decir con eso? Charles Taylor, filósofo canadiense, en uno de sus primeros acercamientos al tema del secularismo, lo plantea de la siguiente manera:

“Éste es un término muy utilizado para describir la sociedad moderna; e incluso en ocasiones se ofrece como explicación parcial de algunas características de esta sociedad. Sin embargo, el término es más lugar de preguntas que fuente de explicaciones. Describe un proceso innegable: el retroceso de la creencia en Dios, e incluso más, la decadencia de la práctica religiosa, hasta el punto que, de haber sido central en la vida de las sociedades occidentales, públicas y privadas, se ha convertido en algo subcultural, una de las muchas formas privadas de compromiso que algunas personas se permiten”.

¿Acaso necesita Nussbaum de un complemento? La diversidad religiosa de los Estados Unidos con solo activar el CC (subtítulos en español). Veintiséis minutos.

Migraciones y Ciudadanía

¿Acaso necesita Nussbaum de un complemento? La diversidad religiosa de los Estados Unidos con solo activar el CC (subtítulos en español). Veintiséis minutos.

Migraciones y Ciudadanía

El credo religioso, como variable sociológica, se relaciona con otras variables sociodemográficas y, por supuesto, también con los movimientos migratorios. ¿Cuánto sabemos acerca de la diversidad religiosa y las migraciones? Una vez hemos conocido el informe La fe en movimiento: la afiliación religiosa de migrantes internacionales, realizado por el Foro del Centro de Investigación Pew sobre la Religión y la Vida Pública, os proponemos la realización de un test*, un breve cuestionario de diez preguntas para que, a modo de divertimento, nos acerquemos a algunas de las cifras y hechos más rotundos que ponen en relación las migraciones y la religión.
Lo hemos traducido directamente de su web, a la que podéis acudir para contrastar lo acertado de vuestras respuestas, completándolo y pulsando sobre el botón “submit” que se encuentra al final del mismo. 
Ángel Polo

[[MORE]]
 
1. Un migrante internacional es alguien que ha dejado el país en el que nació y ha estado viviendo en otro lugar por un año o más. ¿Cuántas migrantes internacionales hay en el mundo?

 Sobre 50 millones
 Sobre 100 millones de dólares
 Sobre 200 millones de dólares
 Sobre 500 millones de dólares


2. ¿Cuál es la religión más común entre los migrantes internacionales?

 Cristianismo
 Islam
 Judaísmo
 Hinduismo


3. ¿En qué grupo religioso es la migración más común? Es decir, ¿qué grupo religioso tiene la mayoría de los migrantes en relación con su tamaño?

 Cristianos
 Musulmanes
 Judíos
 Hindúes


4. ¿Qué país tiene el mayor número de inmigrantes cristianos (nacidos en otros lugares) dentro de sus fronteras?
 Estados Unidos
 Rusia
 Francia
 Japón


5. ¿Qué país tiene el mayor número de inmigrantes musulmanes (nacidos en otra parte) dentro de sus fronteras?

 Estados Unidos
 Rusia
 Alemania
 Arabia Saudita


6. ¿Qué país tiene el mayor número de inmigrantes budistas (nacidos en otra parte) dentro de sus fronteras?

 China
 Singapur
 Japón
 Estados Unidos


7. ¿Qué porcentaje de todos los migrantes internacionales vive en los Estados Unidos?

 10%
 20%
 33%
 50%


8. Verdadero o falso: En la Unión Europea, los inmigrantes musulmanes superan en número a los inmigrantes cristianos.

 Verdadero
 Falso


9. Verdadero o falso: En los Estados Unidos viven más inmigrantes hindúes que en el Reino Unido.

 Verdadero
 Falso


10. Verdadero o falso: Estados Unidos ha recibido casi tantos inmigrantes de México (incluyendo tanto a los inmigrantes legales como a las unidades autorizadas) como inmigrantes de todas las otras naciones juntas.
Verdadero
 Falso

El credo religioso, como variable sociológica, se relaciona con otras variables sociodemográficas y, por supuesto, también con los movimientos migratorios. ¿Cuánto sabemos acerca de la diversidad religiosa y las migraciones? Una vez hemos conocido el informe La fe en movimiento: la afiliación religiosa de migrantes internacionales, realizado por el Foro del Centro de Investigación Pew sobre la Religión y la Vida Pública, os proponemos la realización de un test*, un breve cuestionario de diez preguntas para que, a modo de divertimento, nos acerquemos a algunas de las cifras y hechos más rotundos que ponen en relación las migraciones y la religión.

Lo hemos traducido directamente de su web, a la que podéis acudir para contrastar lo acertado de vuestras respuestas, completándolo y pulsando sobre el botón “submit” que se encuentra al final del mismo.

Ángel Polo

“A veces en la historia, la persecución religiosa y los conflictos han sido las principales causas de la migración.

Sin embargo, muchos expertos creen que, en conjunto, las oportunidades económicas –mejores puestos de trabajo y salarios más altos–- han sido el principal motor de la migración internacional. Al mismo tiempo, la religión sigue siendo un factor en las decisiones de algunas personas a abandonar sus países de origen y sus opciones de a dónde ir. Y, sin importar el motivo, el movimiento de millones de personas a través de los océanos y los continentes puede tener efectos significativos en la composición religiosa de las naciones”.

Así arranca el informe La fe en movimiento. La afiliación religiosa de los migrantes internacionales, publicado en 2012 y elaborado por The Pew Forum on Religion & Public Life, entidad orientada a la promoción de una mejor comprensión de las cuestiones públicas y su relación con las religiones. 

El informe se centra en ofrecer una perspectiva global y un análisis de los puntos de partida y de llegada de los movimientos migratorios en función de la religión. Asimismo, se detiene también en cada uno de los principales credos para ofrecernos un análisis pormenorizado de los mismos. Está redactado en inglés pero aun así, os recomendamos que hagáis el esfuerzo de acercaros al mismo, siquiera sea para echarle un vistazo superficial y ver qué nos ofrece. El material es de gran calidad y muy didáctico, y merece la pena dedicarle algo de atención. 

Ángel Polo

“A veces en la historia, la persecución religiosa y los conflictos han sido las principales causas de la migración.

Sin embargo, muchos expertos creen que, en conjunto, las oportunidades económicas –mejores puestos de trabajo y salarios más altos–- han sido el principal motor de la migración internacional. Al mismo tiempo, la religión sigue siendo un factor en las decisiones de algunas personas a abandonar sus países de origen y sus opciones de a dónde ir. Y, sin importar el motivo, el movimiento de millones de personas a través de los océanos y los continentes puede tener efectos significativos en la composición religiosa de las naciones”.

Así arranca el informe La fe en movimiento. La afiliación religiosa de los migrantes internacionales, publicado en 2012 y elaborado por The Pew Forum on Religion & Public Life, entidad orientada a la promoción de una mejor comprensión de las cuestiones públicas y su relación con las religiones.

El informe se centra en ofrecer una perspectiva global y un análisis de los puntos de partida y de llegada de los movimientos migratorios en función de la religión. Asimismo, se detiene también en cada uno de los principales credos para ofrecernos un análisis pormenorizado de los mismos. Está redactado en inglés pero aun así, os recomendamos que hagáis el esfuerzo de acercaros al mismo, siquiera sea para echarle un vistazo superficial y ver qué nos ofrece. El material es de gran calidad y muy didáctico, y merece la pena dedicarle algo de atención.

Ángel Polo

La muerte de Séneca, la vida del viejo humanismo. ”A los náufragos, a los cautivos, a los enfermos, a los necesitados, a los reos, cuya cabeza está expuesta a los golpes del hacha, prometiste deparar tu auxilio. ¿Hacia dónde te desvías? ¿Qué estás haciendo?” (Séneca, 4 a. C.-65).
[[MORE]]
¿Apostamos por el viejo humanismo? García Gibert está obligado a una escritura enérgica y eso es algo que comprendo bien, pues he debido practicarla en muchas fases de mi vida académica: “son los tiempos –dice él– los que dictan, en un sentido u otro, la intensidad de la reacción a los errores más graves y a los unilateralismos más ciegos de cada época”. Esa escritura enérgica y la exigencia de los tiempos hacen que parezca que rechazamos in totum aquello que nos seduce menos o genera en nosotros más preocupación, cuando no siempre es así, no literal y rotundamente.
Por mi parte, no concibo un mundo sin responsabilidad y culpa, pero no creo que ello sea inconsistente con “experimentar compasión [bien entendida, añado] hacia las personas por cosas que hacen debido a su mal carácter o a una negligencia culposa, al menos en la medida en que o bien se pueda ver el sufrimiento como exagerado en relación a su fallo, o bien se pueda ver su mal carácter o su negligencia de forma exculpatoria, como el producto de fuerzas que en cierto modo están más allá de su control” (Nussbaum, como tantas veces en Migraciones y Ciudadanía). Bastaría con aceptar que la compasión no necesita adoptar la postura extrema y dañina de que las personas nunca son censurables por ninguna de las injusticias que cometen y asumir con menos reservas que no todo lo malo es resultado de la suerte. 

Hay, por otro lado, cosas realmente malas que les pueden suceder a las personas, sin mediar ningún fallo de su parte, o situándose más allá de sus fallos. Nada hay de malo en sentir compasión por esas personas. Me agrada cierta representación del mundo, según la cual las cosas valiosas no siempre están a salvo y bajo control, sino que a veces pueden resultar dañadas por la acción de la fortuna. Ramón Sijé, “compañero del alma” del poeta, será mi símbolo: “Un manotazo duro, un golpe helado,/un hachazo invisible y homicida,/un empujón brutal te ha derribado”.

¿Se promueve de este modo un acercamiento “duro” a las personas pobres, una falta de interés por su evolución y bienestar? No, no lo hacen tampoco los viejos humanistas. Se prepara el terreno para que los profesionales y políticos sabios se pregunten “qué correctivos y enseñanzas, incluso qué castigos, son los que tendrán más visos de mejorar la vida general de quien ha realizado esas malas acciones” y más visos de mejorar “la sociedad en su conjunto” (Nussbaum sobre Séneca). Se lo abona, además, para que se pregunten qué se puede cambiar en el entorno (pero no sólo en las condiciones socioeconómicas; también en las creencias, prácticas e instituciones sociales) para que mejoren las oportunidades que todas esas personas tienen de llevar una vida buena y cultivar la virtud necesaria para alcanzarla (“las condiciones normales –en expresión de Annette Baier– en las cuales los buenos hábitos del corazón pueden ser cultivados y consiguen, mejor que peor, sobrevivir”). 

Acojamos, sin embargo, ese humanismo viejo, aunque sólo sea porque, al abrir la ventana, entrará aire fresco. La compasión mal entendida, el victimismo, la cultura de la queja, el determinismo que aplasta, el materialismo ramplón, todos ellos son males que necesitan contestación, pues estrechan y aplanan nuestra experiencia moral e intelectual y empobrecen nuestras respuestas, las que da la política o las que buscan las profesiones. Es particularmente triste ver cómo cualquier conversación seria se vuelve imposible por culpa de esas dicotomías simples entre “responsabilidad de los pobres versus responsabilidad de la sociedad” o de esa reacción de autómatas contra el supuesto “psicologismo” de todo aquél que quiere hablar de sujetos.

Todos estos males, no obstante, son a menudo burdas exageraciones de ideas buenas, que se han deformado con el tiempo, por comodidad, interés, necedad o accidente. El humanismo viejo, como mínimo, nos ayudará a separar el grano de la paja. Como dice García Gibert, “no puede competir con el humanitarismo en el ámbito del socorro y de la ayuda, pues ciertamente no es su terreno, pero sí puede constatar los errados enfoques y las limitaciones del punto de vista humanitario, y especialmente la despreocupación por la formación integral del ser humano y por el perfeccionamiento ético y espiritual que debería llevar consigo la acción filantrópica”.

Rafael Aliena

 

La muerte de Séneca, la vida del viejo humanismo. ”A los náufragos, a los cautivos, a los enfermos, a los necesitados, a los reos, cuya cabeza está expuesta a los golpes del hacha, prometiste deparar tu auxilio. ¿Hacia dónde te desvías? ¿Qué estás haciendo?” (Séneca, 4 a. C.-65).

Las mejores fuentes. A lo largo del temario se insertarán enlaces con materiales complementarios que juzgo de interés. Los materiales fundamentales se encuentran en el Observatorio del pluralismo religioso en España. Este módulo podría contentarse con ser una buena invitación y guía a servirse de los excelentes materiales de dicho observatorio. Hoy por hoy, constituyen una referencia casi única en la materia.
[[MORE]]
También se señalan enlaces con el Ministerio de Justicia, fundamentalmente con la sección que trata del Registro de Entidades Religiosas y enlaces con otras instituciones: Defensor del Pueblo, Tribunal Supremo, Tribunal Constitucional… Se trata de acceder a repertorios de jurisprudencia y a informes que permiten conocer las soluciones a casos conflictivos en los que se han planteado quejas o entablado litigios.
De vez en cuando se introducen referencias a noticias y artículos de prensa, igualmente para ilustrar cuestiones planteadas en la práctica.
Josep Buades Fuster SJ

Fotografía de Stephanie Felix. Vigilia por los asesinados y heridos del tiroteo a un lugar de culto (gurdwara) de los sijes en Oak Creek, Wisconsin, agosto de 2012. El sijismo es una religión india fundada por Gurú Nanak (1469-1539), que se desarrolló en el contexto del conflicto entre las doctrinas del hinduismo y del islamismo durante los siglos XVI y XVII. Es la novena religión del mundo por número de creyentes. Renton, una pequeña ciudad situada a 21 km al sureste de Seattle y a 3.200 del lugar del atentado, se volcó en apoyo de las víctimas.

Las mejores fuentes. A lo largo del temario se insertarán enlaces con materiales complementarios que juzgo de interés. Los materiales fundamentales se encuentran en el Observatorio del pluralismo religioso en España. Este módulo podría contentarse con ser una buena invitación y guía a servirse de los excelentes materiales de dicho observatorio. Hoy por hoy, constituyen una referencia casi única en la materia.

La decencia sin subrayado. En Matar un ruiseñor (1962) lo tenemos todo, el mundo entero de lo que viene interesando a Migraciones y Ciudadanía desde su comienzo, pocas migraciones –cierto es– pero mucho de todo lo demás. Es un canto a la decencia y la justicia y una indagación sobre la alteridad. El abogado Atticus Finch es moralmente superior a sus vecinos blancos y racistas, inmensamente superior en todo (los hechos están inspirados en algo que ocurrió en 1936). No obstante, no es arrogante y comprende de dónde nace su miedo y su dañino prejuicio. Él es élite (moral, intelectual) pero no elitismo; su modo de vida es modesto y mora entre sus vecinos en paz, con conocimiento y respeto de sus universos mentales. No sermonea, acepta las cosas como son sin abandono de sus principios y es ejemplar sin pretender serlo. [[MORE]]
Una indagación sobre la alteridad, decimos. El otro siempre ha existido, pero el Otro supongo que aparece cuando los filósofos le dan la mayúscula y difunden la palabra, un poco rimbombante, de alteridad. ¿Cómo percibimos a las personas con las que convivimos? ¿Qué sentimos que les debemos? ¿Cómo las tratamos? Esa es la cuestión de la alteridad, mayor y más acuciante cuando el otro es muy distinto (el indio en el encuentro con América, el salvaje del Pacífico tras los primeros viajes de los exploradores británicos, el extranjero, el extraño… en cada época ha habido muchos otros y algunos Otros).
En Salvar un ruiseñor el otro es Atticus Finch y sus dos hijos (excéntricos en el mejor sentido de la palabra); lo es Tom Robinson, el reo injustísimamente condenado por violación, todo un señor, generoso y noble, negro pobre que se atreve a sentir compasión de la paupérrima blanca que le trae la ruina, víctima ella de la violencia y el acoso de su padre; lo es, finalmente, “Boo” Radley, un enfermo mental recluido en su casa, avergonzado su padre de él, quien le protege en un modo errado, asaeteado por las murmuraciones de los vecinos y las fantasías de los niños de la localidad, un héroe tímido y pacífico, víctima también del prejuicio y la ignorancia.
En fin, una película que hay que ver. Dígame qué tres buenas películas ha visto usted últimamente. Matar un ruiseñor, Matar un ruiseñor y Matar un ruiseñor. Poco más se puede (debe) añadir.
Rafael Aliena

La decencia sin subrayado. En Matar un ruiseñor (1962) lo tenemos todo, el mundo entero de lo que viene interesando a Migraciones y Ciudadanía desde su comienzo, pocas migraciones –cierto es– pero mucho de todo lo demás. Es un canto a la decencia y la justicia y una indagación sobre la alteridad. El abogado Atticus Finch es moralmente superior a sus vecinos blancos y racistas, inmensamente superior en todo (los hechos están inspirados en algo que ocurrió en 1936). No obstante, no es arrogante y comprende de dónde nace su miedo y su dañino prejuicio. Él es élite (moral, intelectual) pero no elitismo; su modo de vida es modesto y mora entre sus vecinos en paz, con conocimiento y respeto de sus universos mentales. No sermonea, acepta las cosas como son sin abandono de sus principios y es ejemplar sin pretender serlo.